eduardo warnholtz

F O T O G R A F O

ÍNDICE

ISOfacto - semblanza

En 1996 con el propósito de partcipar en Fotoseptiembre del mismo año, Eduardo Warnholtz y Manuel Romero fundaron el grupo ISOfacto con alumnos de la EAF Coyoacan.

El grupo participó entonces con una exposición denominada "Pecados Capitales" en la Galeria Siglo XXI del Centro Médico.

En el 2003 resurgió el grupo con la selección de alumnos de los talleres de Fotografía de Eduardo Warnholtz con la intención de presentar una exposición colectiva en las instalaciones del ITESM Ciudad de México con motivo de Fotoseptiembre 2003.

El objetivo principal de ISOFACTO, independientemente de mostrar los proyectos fotográficos de sus integrantes, ha consistido en el intercambio de información y el análisis de la imagen realizados en reuniones mensuales.

Actualmente ISOfacto no tiene actividades encontrándose en "stand by".

 regresar al índice

NOCTURNO

Desde que existimos, hemos regido nuestra vida bajo la influencia de dos factores incontrolables: el Día y la Noche, que se nos traducen así mismo como la luz y la oscuridad y como la actividad y la inactividad. La Noche nos ha dictado –a nuestro cerebro– que seamos pasivos, que durmamos, que nos tranquilicemos y que nos cobijemos, porque cuando venga el Día, si así lo queremos, podremos ser activos y “conquistar el mundo”. Sin embargo, parece que la Noche no nos deja descansar; nos envía todo tipo de visitas: espíritus, ogros, brujas, fantasmas, vampiros, ondinas, hadas, íncubos, súcubos, lobos, zombies… por citar tan solo unos cuantos, que nos confunden y atemorizan a través de nuestros sueños, pesadillas e imaginaciones. No obstante, también existen seres que quieren nuestro bien, por ejemplo, los ángeles protectores [1] pero no siempre están disponibles, probablemente porque quedan pocos y están extremadamente ocupados.

Con el grupo ISOFACTO hemos realizado un recorrido por la Noche, por su infinita oscuridad, intentando descubrirla, describirla y develarla; así por ejemplo, podemos encontrar estrellas urbanas [2] que iluminan la oscuridad de la ciudad y que no nos permiten ver más allá de un farol encendido, dejándonos ver, tan solo, una verdad a medias e impidiéndonos saber si la verdad absoluta se encuentra en alguna parte de la oscuridad. En dicha ciudad, existe un superhéroe [3] que intenta, con las limitaciones que le ha brindado la sociedad, combatir al mal, pero no sabemos si lo logra porque el superhéroe es, tan solo, un sueño.

El medio ambiente a nublado el desarrollo de nuestra existencia consciente y nos ha colocado un velo en los ojos que nos automatiza y nos refleja en espejos prediseñados y estereotipados [4]. La soledad que se impone en la ciudad se lee, por un lado, en un lenguaje de programación:

“mientras no haya sol,
la ciudad vive,
el hombre muere y
los corazones lloran” [5]


por tanto ¿las computadoras son una ilusión de esperanza o un generador de más temor en nuestra vidas?; por otro lado, las obsesiones [6] nos invaden y no nos dejan descansar, dudamos, sistemáticamente, de todo lo que nos pasa y pueda pasar; nuestras preocupaciones comparten nuestras camas y, en algún momento, los espacios que ocupamos durante las noches nos abandonan o los abandonamos [7].

En otras ocasiones ni siquiera sabemos si estamos dormidos o despiertos, al parecer, nuestras relaciones interpersonales se dan en este estado somnolente, encontrándose nuestro ánimo [8] de forma enajenada, de tal manera que nos convertimos en hijos de la noche [9 proyectos autorales / "hijos de la noche"]: nos olvidamos de los demás y de nosotros mismos, nos damos miedo, nos oscurecemos y nos engañamos, viviendo una ceguera colectiva.

En los sueños [10] encontramos rutas para proyectar nuestros deseos, inquietudes, temores y frustraciones; buscamos en ellos nuestro futuro y tratamos de que el inconsciente tenga sentido [11]. Las pesadillas toman forma de instrumentos de tortura, las cuales buscan hacernos daño y atemorizarnos, por lo anterior, recurrimos a crear un lugar “estético” [12] dentro de nuestra psique con el fin de protegerla.

Los sueños y pesadillas recurrentes, han sido materia prima para representarlas como imágenes físicas [13], ya que puedan servir como instrumentos terapéuticos y así, liberar nuestra mente y, finalmente, poder descansar, tranquilizarnos y dormir profundamente para que podamos pasar de la pasividad a la actividad, de la Noche al Día, de la oscuridad a la luz y de la tranquilidad a la ESPERANZA.
e.w.

[1] Adriana Sánchez, "protectores"

[2] Sabrina Wolf, "Estrellas Urbanas"

[3] Alberto Lagarde, "Mister Cacahuate"

[4] Carlos Martínez, "Luz Artificial"

[5] Ricardo Ramírez, "While (!sun)"

[6] Cecilia Gómez, "Obsesión"

[7] Roberto Noriega, "Espacios"

[8] Erick Jasso, "Sopor y Letargo"

[9] Eduardo Warnholtz, "Hijos de la Noche"

[10] Iván Castro, "Hiperlink onírico"

[11]Dyane Segura, "Projektionen und bezinningen

[12] Manolo Vergara, "Estado Gamma"

[13] Roxana Rojas, "Nocturno"

 regresar al índice

Adriana Sánchez "protectores"

Sabrina Wolf "estrellas urbanas"

Alberto Lagarde "Mister Cacahuate"

Carlos Martínez "luz artificial"

Ricardo Ramírez "While (!sun)"

Cecilia Gómez "obsesión"

Roberto Noriega "espacios"

Erick Jasso "sopor y letargo"
Iván Castro "Hiperlink onírico"
Dyane Segura "projektionen und bezinningen"

Manolo Vergara "estado gamma"

Roxana Rojas "nocturno"

Alfredo Alfaro "…"

title

Click to add text, images, and other content

Bienvenido

visitas desde may 09

Informes Talleres